VIDEOS DESTACADOS:

                                                                   


800 gatos se salvan de caer en la olla



Ni 100 ni 200, sino más de 800 gatos han salvado los activistas de ser consumidos por clientes de restaurantes de China. Los defensores de animales fueron ayudados por la policía de este país para rescatar a todos estos mininos, destinados a convertirse en platos de restaurantes chinos.

¿Qué hacían 800 gatos enjaulados en aquella tienda de flores,pájaros, gusanos? Es algo que también se preguntaban y le preguntaban al dueño una treintena de activistas que pretendían liberarlos de unas jaulas de hierro, en la provincia Tianjin, en nordeste del país, desde donde iban a ser transportados a los restaurantes de la provincia sureña de Guangdong.  

Todos ellos eran  gatos callejeros y robados de las casas de sus dueños, y que fueron comprados por 1,5 dólares cada uno. Justamente fue el empeño de sus salvadores y su origen lo que les salvó de acabar en la carta de los restaurantes, pues el dueño de la tienda no tenía manera de demostrar cuál era el origen de su mercancía. Evidente, no había ningún recibo que demostrara las 800 compras.

Éste era el precio que tenía uno de estos mininos, pero para los activistas su valor era mucho mayor, por lo que  bloquearon las puertas de la tienda, que iba a enviar a los animales al matadero en el sur del país. El bloqueo que provocó una treintena de habitantes de Tianjin duró casi veinticuatro horas, tiempo durante el que los manifestantes comunicaron a la policía que el vendedor de la tienda no podía presentar documentos sobre el origen de los gatos. También se difundió una fotografía por internet desde el mismo lunes por la noche. Es ésta:


Intentaban convencer a su dueño de que no los llevara a Cantón (sur), donde iban a ser sacrificados para vender la carne a los restaurantes, pero fue en vano. Tras un largo encontronazo, durante el que los gatos "se asfixiaban, en lamentable estado", relatan los testigos, finalmente los gatos fueron liberados y metidos en uno de los colegios de la provincia, mientras los activistas se organizan para llevar a los gatos con sus dueños.  

"Aunque fui feliz cuando el comerciante accedió a liberar a los gatos, me dio  simplemente asco cuando pidió dinero a cambio de la vida de los animales", dijo un tal Li. ¿Imaginas la alegría que se estarán llevando muchos de ellos? Moraleja: si eres gato no vayas a la China, y si estás en ella, escapa lo antes que puedas ...o acabarás en la olla. Palabrita del niño gato. Y sino, mira estas declaraciones sobre este suceso:

He Yong, un representante del Fondo Internacional de Bienestar Animal, dijo:

El incidente fue sólo la punta de un iceberg. China no tiene leyes que prohíben el comercio de los gatos, lo que deriva en robo a gran escala de estos animales, que al parecer son comidos. La cadena del comercio de gato es muy larga.

Fuente: Chinadaily