VIDEOS DESTACADOS:

                                                                   


Alemanes regalan a galos un gato con cola de longaniza





Si ya es insólito ver a un gato con las orejas pintadas como las banderas franca y germana, la historia que hay detrás de la rechoncha figura tampoco tiene desperdicio. No, el bichito no es una nueva mascota de evento alguno. Se trata de algo habitualmente más aburrido, de una escultura para conmemorar los 30 años de hermanamiento entre dos municipios: el francés de Lehon y el pueblo alemán llamado Abstatt. ¿Pero, por qué en este caso la escultura tiene forma de un divertido gato?

Ahí está la gracia, precisamente, ahí, y en la forma que tiene la cola, en forma de longaniza de franckfurt. La escultura hecha de resina por el creador Horst Schwarz representa un gato, mide unos 2,50 m de ancho y 2,20 de alto, contando la cola del animal.

Todavía no se sabe dónde se ubicará, si bien se barajan varios lugares en la ciudad. Lo que sí se sabe es el por qué la figura es de un felino.

En Alemania, como también ocurre en España, los habitantes de los pueblos suelen tener un sobrenombre o apodo común, y en el pueblo de Abstatt el apodo dado a los muchachos jóvenes que acudían a las aldeas para atraer a las jovencitas.

Para llamar la atención de las muchachas maullaban como los gatos, explicó la delegación del pueblo alemán. No se pronunciaron, sin embargo, sobre la sospechosa forma de la cola, un claro homenaje a la afición germana por las longanizas... ¿Qué perseguiría este gato si cobrara vida, ratones... o su propia cola?

Fuente: www.ouest-france.fr