VIDEOS DESTACADOS:

                                                                   


Un gato italiano hereda más de diez millones de dólares



Tommaso, Tommasino para los amigos fue un gato callejero durante los dos primeros años de su vida, hasta que dio con una viuda millonaria que lo adoptó como a un hijo, pues lo amó con locura y lo incluyó en su testamento ...como único heredero. La pobre mujer falleció hace unas semanas, algo previsible, pues ya tenía 94 años de edad. Lo que nadie imaginaba era que el minino iba a heredar la friolera de 13.4 millones de dólares.

Ha ocurrido en Italia, y Tommaso, un gato negro de raza europea común, ha sido el heredero absoluto de esta viuda sin hijos humanos, convirtiéndose en el gato más rico del mundo.

En concreto, Tommasino ha recibido una herencia compuesta por bienes raíces bien jugosos, como la propiedad de varios pisos repartidos a lo largo de Italia, como Milán y Calabria.

Un testamento hológrafo (escrito a mano) fue la última voluntad de la anciana, firmado poco después de adoptarlo, el 26 de noviembre de 2009. En el mismo puede leerse que donaba ese dinero "al bienestar del animal o a la asociación que recoja la tarea de velar por su gato".

Uno de los abogados encargados de hacer cumplir su voluntad, Anna Orecchioni, explicó que han considerado varias organizaciones pero sin obtener garantías adecuadas del futuro del gato y de su bienestar.

Fuerte química con Tommaso
La ley italiana no permite a los animales heredar directamente pero pueden ser beneficiarios si se encuentra un administrador que garantice el cumplimiento. De este modo, la anciana decidió encargar al gato - y su fortuna - a Stefania, una enfermera que empezó a cuidar de la anciana para ayudarle a moverse, ducharse y comer. "Cuidé hasta el final de ella", dijo la enfermera, quien también afirmó que "no tenía idea de que la señora tenía tanta riqueza."

Por lo visto, la tal Stefania adora a los gatos y esta fue la razón por la que la magnate la nombró encargada de administrar el fideicomiso del  gato. Por cierto, ambas mujeres se conocieron en un parque de forma casual, y a la anciana le llamó la atención la fuerte química que había entre su mascota y su nueva amiga. ¿Y quién dijo que los gatos negros traen mala suerte?

Fuente: ilmessaggero.it
Fotografía: Garuna bor bor