VIDEOS DESTACADOS:

                                                                   


Encontrado gato perdido cuatro años después y a 30 km


Willow apareció en otra ciudad, a media hora en coche.
Willow salió un día a pasear por los alrededores de su casa. Se le abrió la puerta, como de costumbre, pero no volvió, para desespero de Cristel y Marcos Whort, sus dueños. Ahora, cuatro años después, ha sido milagrosamente encontrada y devuelta a sus dueños. Willow llevaba microchip, gracias al cuál se supo de donde venía, y cuál era su hogar.

Quienes lo encontraron se compadecieron de aquél gato que andaba cojo, era muy flaco y estaba superfamélico. Lo que no imaginaban era que el minino se había alejado 30 kilómetros de su casa. Sin duda, el paseíto duró más de lo esperado, abarcando desde La ciudad británica de Princetown, en el 2007, hasta Plymouth, en las Navidades del 2011.

Willow ha vivido una aventura de 4 años.
A tiempo para el Año Nuevo
Los Whort recibieron una llamada que les hizo alucinar: habían encontrado a un gato callejero en Plymouth con el  nombre de Willow y el teléfono de contacto de su casa, según constaba en el microchip. "Quedamos sin palabras. Fue el mejor regalo de Navidad, ni me atrevía a soñarlo, lo creía imposible", dijo la señora Worth.

La pérdida de la gata fue devastadora para la familia. Estuvieron buscándola día tras día durante mucho tiempo, pero al final perdieron la esperanza de volver a verla.

Seis meses recuperándose
La gata Willow estuvo en casa de acogida durante medio año, tiempo durante el que no se le escaneó el microchip. Cuando la protectora de la zona de la RSCPA tuvo espacio en sus instalaciones encontaron que tenía microchip y... que sus dueños estaban como locos por volver a verla.

Los Whort no tardó ni media hora en recorrer esos kilómetros, en busca de su adorada gata, tan llorada durante años. Estaban viendo una película de Disney en la tele, tumbados en el sofá con el pijama puesto, y tras sonar el teléfono no tardaron ni cinco minutos en meterse en el coche con lo puesto.

La familia Whort habla con dulzura de su gata, se deshace en maravillosos halagos hacia ella: amorosa, delicada, sensible, un miembro más de la familia... "Willow parecía muy tímida la primera noche, pero ella se levantó de un salto en la cama y dormía en mi barriga durante toda la noche, así que estoy seguro de que ella me conocía, dijo Cristel.

También tuvieron palabras de agradecimiento hacia la familia que encontró y cuidó de Willow durante esos seis meses. "Quiero ponerme en contacto con la familia que cuidaba Willow tan bien durante los últimos meses. Tiene un aspecto fantástico y nunca podré agradecerlo lo suficiente", agregó.

Una aventura misteriosa
Durante los cuatro años de ausencia, Willow ha debido pasarlas de todos los colores. Si pudiera hablar, quizás nos contaría un sinfín de historias.

Sea como fuere, lo cierto es que su carácter se ha resentido un tanto tras estos años. Ahora tiene diez años de edad y Cristel ha notado que ha vuelto más tímida de lo que era. "No sé qué le habrá pasado durante este tiempo, al verme no se mostraba demasiado efusiva, pero yo sé que ella recordó que éramos su familia. Ahora está recibiendo muchos besos y abrazos. Estas noches está durmiendo en mi regazo. Ojalá vuelva a ser la gatita dicharachera que era. Sólo queremos que sea feliz".

Fuente: www.smh.com.au