VIDEOS DESTACADOS:

                                                                   


Gatos empanados, todo un fenómeno en la red





La tostada con mantequilla y mermelada es algo archiconocido, pero estos gatos empanados no le van a la zaga, y están a punto de superarla en popularidad. No, no se comen, pero sin duda están para comérselos. Hablamos, por supuesto, de la meme felina que ahora está en la cresta de la ola, conocida como los gatos empanados, inbread cat o cat breading.

Adorables y, todo hay que decirlo, un poco asustados. Las imágenes hablan por sí mismas. Son instantáneas de gatos adornados con un pan de molde agujereado para enmarcar sus lindas caritas.

Eso sí, hay que actuar rápido al hacer la foto para no traumatizar al animalito más de la cuenta, pero si el gato no se atormenta lo más mínimo y se deja hacer tampoco hay nada de malo en esta moda, que parece no ser pasajera por el tiempo que está durando.

Esta locura empezó a finales de verano y el apogeo se dio a principios de este año con una cada vez mayor publicación de fotos de morronguitos con la cabeza tal y como puedes ver en las fotos, es decir, dentro de una rebanada de pan de molde.

El salto de los blogs a las redes sociales hizo que la idea se extendiera en plan viral y acabara siendo noticia en los medios de comunicación.

Participar en este movimiento es sencillo, pero nunca hay que forzar al animal. La cosa sólo tiene gracia  si se actúa con rapidez, no se repite para no agobiarle y el animal no muestra malestar. Por lo demás, si el animalito condesciende y queremos probar, sólo hay que agujerear una rebanada de pan de molde, encajar la carita del gato y hacerle una instantánea que haga honor a su nombre. Luego basta con subir la foto a Internet con el nombre del gato y algún comentario alusivo.

A día de hoy, este fenómeno viral supera el 1,5 millones de referencias a este fenómeno y más de 240.000 imágenes en búsquedas. Incluso se ha pasado a los perros. Lo gracioso sería que pasara también a las personas... Entonces serían los gatos los que se divertirían...